Jorge Rojas y Abel Pintos enamoraron en la séptima luna de Cosquín

0
26

La séptima noche del Festival Nacional de Folclore de Cosquín fue coronada con dos figuras supremas: Abel Pintos y Jorge Rojas, en una noche récord en la venta de entradas.

El clímax de la noche llegó cuando las voces de ambos artistas se mezclaron en el escenario Atahualpa Yupanqui y se unieron en un fraternal abrazo al son de “No saber de ti”, frente a un público eufórico que los acompañó a cada canción cantando a coro.

“Muchas gracias por invitarme hermano, es un honor compartir escenario con vos”, dijo Abel.

La potencia de ambas estrellas colmaron el escenario en una noche que superó las expectativas.

La noche inició inició con sus entradas completamente agotadas antes de las 22. Al sonar la campana de la capital nacional del Folclore, los fuegos artificiales iluminaron la plaza Próspero Molina.

Abrió el ballet Camin con emoción y orgullo identitario.

Horacio Banegas inauguró la noche festivalera con delicadas notas en un solo de guitarra. Cantó “Florcita I Tusca” y “Nostalgias Campesinas”.

“Feliz cumpleaños Cosquín, felices 60 años de magia, música y duendes por todos lados, historias en estos 60 años, estamos honrados de estar aquí”, dijo emocionado.

“Muchas gracias por este cariño inmenso”, cerró y lo reemplazó en el escenario Gabriel Macías con “Mi mariposa triste”. El ex integrante del grupo Ceibo toca desde hace 16 años en el Cosquín, sin embargo, este fue su debut como solista.

“Fue hermoso volver como solista, muy emocionante, el público está muy dispuesto y con la plaza llena de gente, la verdad estoy muy feliz”, dijo a Cadena 3 el artista de Buenos Aires.

Siguió Roxana Carabajal con “Renacer del Monte” y “Despierta en el salitral”. Cantó “en honor a la madre tierra, por todo lo que nos da” y brindó “por la nobleza de la Pachamama”.

Poco antes de la medianoche pisó fuerte el escenario Jorge Rojas con “Mi cantar”, “Viaje” y “A todo corazón”.

Llamó la atención una corista cordobesa que lo acompañó en varios temas cantando y bailando.

En un momento empezó a sonar una melodía sensual y el público estalló en aullidos para el cantante.

“Hay cosas que hay que dejar en el pasado, ya está, no le veo la parte divertida”, bromeó el ex Nocheros.

“Ustedes van a ser las luces que creen el clima de esta canción”, dijo el cantante neuquino cuando las luces se apagaron y los celulares se encendieron creando el efecto de luciérnagas al son de “No saber de ti”.

El público cantó y bailó sin parar y, hacia el final de su presentación, no dudó en pedirle al unísono “una más”. Ahí fue cuando el artista cantó “Todo puede ser”. Y efectivamente, en una noche en la que todo pudo ser, Rojas desapareció tras bambalinas mientras aún sonaba “Otra pena” y apareció junto a Abel Pintos, quien se unió a la canción.

La Plaza Próspero Molina cantaba al unísono los coros de la canción mientras los artistas se unían en un abrazo fraternal.

Homenajearon a Atahualpa Yupanqui en su natalicio con la canción “Piedra y Camino” en el escenario que lleva su nombre.

Cantaron además “La Llave” y se despidieron con “Al son de la vida”.

El festival nunca es ajeno a lo que ocurre en la sociedad, por ello, los locutores recordaron las normas de tránsito de la provincia para generar concientización luego del accidente en las Altas Cumbres que acabó con la vida de 5 personas.

Subió entonces al escenario Coco Gómez con unas sentidas coplas de “Chacarera del Monte”. Cantó además “Hijo de esta Tierra” y “Grito del Monte” y pidió “que se haga realidad la enseñanza de folclore en las escuelas, para que los niños no se olviden de la patria ni de su tierra”.

Acompañó su presentación un ballet formoseño que incluyó a personas con discapacidad en su elenco.

Siguieron Rivera Folk, artista destacado en el Festival de Cosquín 2019 con “Altamar”.

“Es un sueño estar acá con canciones propias, yo soy de barrio General Bustos y me enorgullece representar a una Córdoba que es a la vez folclórica y urbana”, dijo Marcelo Rivera para Cadena 3.

Y Román Ramonda se adueñó del Atahualpa Yupanqui con un piano de cola blanco acompañado de guitarras y violines. Homenajeó también al “cantor de las cosas simples”, Alberto Cortés, con “Castillos en el aire”.

Impresionó al público al hacer hablar al acordeón con “Cómo te voy a olvidar”.

Poco después de las 2 de la mañana subieron al escenario la fusión de los grupos Canto 4 y Guitarreros en un show repleto de energía. Arrancaron con “Recuerdo salteño” y “Zamba para olvidar” en el escenario que los consagró hace 10 años en el 50 aniversario de Cosquín.

Poco antes de las 3 entró Abel Pintos con un cambio de look y causó sensación en el público al son de “El adivino”, “Cómo te extraño”, “Pájaro cantor” y “Oncemil”.

El público del Atahualpa Yupanqui quedó maravillado ante la potencia de la voz del cantante.

“Para mí siempre es un privilegio ser parte de este festival”, dijo con humildad ante el público eufórico.

Se animó a invitar al escenario a Sebastián Darin, un cantante mendocino, de la misma forma que él había sido invitado a ese mismo escenario hace algunos años, y cantaron juntos “Mi error”.

Se refirió entonces a las entrevistas que dio a algunos medios de comunicación, entre los que estuvo Cadena 3, luego del recital de Jorge Rojas.

“Quiero decirles que cuando terminó el recital de Jorge tuvimos una conversación muy agradable con muchos medios de comunicación, entonces, a quien me preguntaba qué habíamos sentido yo les decía que en lo personal sentía la emoción lógica de ver al público cantar una canción propia, pero sobre todo desde este lugar en el que uno solía venir a escuchar a sus artistas favoritos”, dijo colmado de emoción.

“La verdad es algo muy difícil de poner en palabras, pero ojalá la vida les dé la posibilidad de experimentar semejante emoción alguna vez”, concluyó y el público estalló en aplausos y ovaciones.

 

Fuente: Cadena 3

PH: Aquí Cosquín Oficial

Comentários no Facebook